Certificación Internacional en MS y CO

En los últimos años, y a la vista del desarrollo acelerado de las nuevas tecnologías y de las nuevas líneas de pensamiento, se han desarrollado muchas metodologías para el análisis y resolución de problemas en las empresas y organizaciones. La mayor parte de estas metodologías se basan en modelos complejos y sofisticados con un pensamiento lógico y racional. Ha sido en el siglo XX cuando emerge esta verdad, pareciendo que es la única y verdadera verdad, pues tenemos la idea que siempre hemos pensado así y estamos seguros que esta es la única “verdad”.

Este pensamiento exclusivamente racional es muy reciente, si lo comparamos con las 7.500 generaciones que existieron antes que la nuestra: antiguamente no se pensaba así, eran integradores de distintas formas de pensamiento, analizando los problemas como un todo en base a las diferentes ciencias y filosofías existentes. A lo largo del tiempo, se empieza a ver la ineficacia de algunas metodologías, que creíamos que eran excepcionales, pero que miran sólo partes del problema, olvidándose de todo el sistema. Urge la utilización de un nuevo paradigma. Con el pensamiento sistémico, se inicia una manera diferente de análisis. Es fundamental mirar para el sistema como un Todo. Es necesario observar la interacción entre sus elementos y entre estos y el propio sistema. Como definición, sistema “es un conjunto de elementos interconectados entre sí, en una continua relación de cambio”. Todos los sistemas, en que el Hombre es uno de los elementos, tienen estas características (familia, amigos, grupos, clubes, asociaciones, empresas, organizaciones, gobierno, universidades, etc.).

Así, empiezan a emerger nuevas formas de pensamiento y nuevas formas de mirar los problemas. La metodología de las Constelaciones Organizacionales es una de las primeras donde el sistema es analizado como un Todo y donde los sentidos y las emociones (partes fundamentales del individuo) son utilizados para llegar a una solución de una forma rápida y eficaz. Estamos hablando de intuición u otras formas de acceso a la información que entendemos, porque es “evidente”, aunque no conozcamos el mecanismo. Buscamos formas sencillas e intuitivas de entender los problemas, “hablando” un idioma sencillo, tal vez el “idioma de los niños”, que a lo largo de los años hemos ido olvidando. Con este método se trabaja de una manera extremamente sencilla y sintética, con pocos elementos pero con toda la información que el cliente posee, sea de una forma racional, cognitiva, intuitiva o emocional.

A través de la Constelación se hace la representación tridimensional del sistema de la empresa u organización para conseguir traer a la luz toda la información sobre las cuestiones sistémicas. Esta metodología tuvo su origen en Alemania hace cerca de 30 años, aunque su componente organizacional solo empezó hace unos 15 años, difundiéndose rápidamente por todo el mundo. Los recientes desarrollos en este área llevan al descubrimiento de nuevas formas de análisis sobre cómo evolucionan las organizaciones y se desarrollan con éxito. A través de la utilización de las Constelaciones Organizacionales, se consiguen descubrir dinámicas escondidas que se encuentran en funcionamiento en las organizaciones.

Empresarios, directivos y consultores sienten cada vez más curiosidad por las soluciones encontradas, cuando se utilizan las Constelaciones Organizacionales y el pensamiento sistémico. Esta sorprendente metodología está revolucionando las empresas y organizaciones; no hay duda que es la herramienta del siglo XXI. En resumen, se puede decir, que utilizando esta metodología, es posible acceder a la información que ya sabemos, pero no sabemos que sabemos. Su aplicación es muy variada y va desde la creación y fusión de empresas, definición de estrategia, preparación de negociación, gestión y evaluación de proyectos, empresas familiares, diagnóstico, gestión de conflictos, decisiones, coaching, team-building, lanzamiento de marcas y productos, contrataciones y mucho más.